Y el primer ídolo televisivo de Mario es…

En general, se puede decir que durante su primer año de vida, Mario ha pasado bastante de la televisión. Daba igual poner dibujos coloridos, con mucha música o canciones, para bebés pequeños o no… él iba a lo suyo, jugando con sus juguetes, y no prestaba nada de atención. Tampoco hay prisa, la verdad.

Pero parece que ahora, con sus trece meses, sí que empieza a fijarse en esos dibujitos y sonidos que aparecen en esa caja negra grande. Y en concreto, se queda embobado con unos dibujos en concreto: Pocoyo.

La verdad es que personalmente, me encantan. Aunque suelo ser contrario a los dibujos hechos por ordenador para televisión (no para cine, soy MUY fan de Pixar), porque suelen verse un poco cutres (como los de Mike el Caballero), Pocoyo están hechos con mucho gusto. Se nota que hay un buen equipo de diseñadores gráficos detrás, y esos paisajes tan blanquitos, y el diseño de los personajes, son realmente chulos. Y hasta la musiquilla acaba enganchando 🙂

Tampoco aguanta gran cosa, eso sí: un capítulo, o como mucho, dos capítulos seguidos. Luego ya se dispersa. Pero la cosa es que ya podremos contarle quién fue su primer personaje de dibujos preferido: un niño muy mono, vestido de azul, y sus amigos Pato, Eli y los demás.

Y para vuestros peques, ¿cual ha sido su primer personaje preferido de dibujos?

¿Cuántos hijos quieres tener?

Ejemplo de familia normal y corriente con hijo único

Cuando uno se decide a ser padre, a partir de ese momento, o quizás desde antes, se plantea cuántos hijos querría tener. Cómo de numerosa será la familia que va a empezar a formar.

Hay gente que lo tiene claro desde siempre. Otros, van improvisando y decidiendo sobre la marcha. Además, a veces surgen inconvenientes que no te podías esperar: separaciones, problemas de fertilidad… hay cosas que no se pueden planificar.

Pero, en un mundo “ideal”, donde nos llevamos bien con la pareja y no tenemos problemas para tener hijos, podemos plantearnos este tema.

Resumiendo, podríamos decir que hay 3 opciones, con sus ventajas e inconvenientes:

Tener un sólo hijo/a

Hay gente, o parejas, que tienen un hijo y se plantan ahí. Ya sea porque lo tienen decidido de antemano, o porque las circunstancias les obligan (económicas, problemas de pareja, edad…).

Yo veo estas ventajas y desventajas:

  • Ventajas:
    • Tiempo: dispones de más tiempo para ti, para la pareja, y para actividades fuera de la paternidad. Y dentro de la paternidad, todo tu tiempo va a ser invertido en el niño o niña, con lo cual va a acaparar el 100% de la atención y tiempo para juegos o educación.
    • Económica: claramente, un niño implica menos gasto que tener dos o más… no vas a pagar dos colegios, más ropa, dos carritos (si se llevan poco tiempo, será necesario), etc.
  • Inconvenientes:
    • Soledad: un hijo único puede jugar con sus papás cuando éstos puedan, con algún primo o vecino… pero también estará muchas horas sólo, en casa, y quizás más aburrido que un niño con hermanos (a menos que los hermanos se lleven un porrón de años y tengan intereses distintos, o algo así).
    • Posible exceso de consentimiento: se suele decir que los hijos únicos son más mimados y consentidos, por eso de que los padres se vuelcan totalmente en él. No sé si será un mito, o real. No conozco apenas hijos únicos como para opinar. Seguro que hay de todo, pero puede tener sentido que algunos puedan estar más consentidos.

 

Dos hijos

La opción clásica; por lo menos, en mi entorno, es la opción que más veces he visto. La mayoría de mis tíos han tenido 2 hijos, mis padres también, mis amigos suelen tener un hermano/a… quizás en una generación anterior a la de nuestros padres, no era necesariamente la opción más habitual y había más familias numerosas, pero desde hace 30 años para acá, yo diría que sí.

Y para clásico, lo de tener “la parejita“. Mucha gente firmaría por tener niña y niño si pudiesen elegir.

  • Ventajas:
    • Compañía: si antes decíamos que la soledad es un inconveniente, esta vez no: ya hay un hermanito con quien jugar (y discutir). Y, de mayores, alguien con quien siempre se puede contar, a poco que se mantenga una buena relación. Si encima son del mismo sexo y se llevan pocos años, más opciones de que puedan ser inseparables, si sus personalidades no chocan.
    • Diversión: no sólo entre los hermanos. Una casa donde hay dos hijos, ya es una casa más “animada”. Juegos de mesa con varios jugadores, juegos para “competir” dos contra dos… siempre habrá más jaleo.
  • Inconvenientes:
    • Económico: por lo menos, respecto a tener un sólo hijo. Ya es necesario comprar el doble de todo. O quizás no tanto, si se llevan unos cuantos años. Pero si se llevan un par de años, o por supuesto si son mellizos, cada uno necesita su trona, su sillita para el coche,… todo. Aparte del tema colegios, claro.
    • Tiempo: lógicamente, ya no va el 100% del tiempo personalizado para un niño; aquí va a ser repartido entre dos. Por lo menos, a partir de que nazca el segundo, si no son mellizos. Aunque esto no tiene por qué ser un gran inconveniente: se puede evitar ese posible “sobre-consentimiento” que mencionaba antes.

 

Aquí un ejemplo de familia numerosa… y perro y gato

Tres o más hijos

Hoy en día, parece que lo vemos raro. Quizás todos conocemos a alguna pareja joven que ha tenido 3 hijos, o más… pero no es lo que más se ve a día de hoy.

En los casos que he conocido yo, he visto dos motivos por parte de los padres: uno es porque ellos mismos se han críado en familias numerosas, han sido muy felices siempre con sus hermanos, y quieren repetir ellos la experiencia de formar una familia amplia. Y en otros casos, han sido accidentes. Tener un niño, y luego quedarse por sorpresa de mellizos. O al revés; tener mellizos o gemelos, y por no tener el cuidado adecuado, tener una sorpresita en forma de tercer hijo.

No enumero los pros y contras, porque básicamente son los mismos que con dos hijos, pero multiplicados por el número de hijos.

Y vosotros que estáis leyendo este post, ¿ya tenéis decidido cuántos hijos queréis tener? ¿os plantáis en uno? ¿queréis dos, a ser posible parejita? ¿o sois valientes y vais a por familia numerosa?

En nuestro caso, no sé si decirlo, aunque leyendo el post… creo que se ve por dónde van los tiros, y qué opción nos gustaría más, si es posible.

De vacaciones con niños: ¿mejor playa o montaña?

A Súper Mario le gusta la playa más que a nosotros

Ya estamos a punto de llegar a julio, y vienen las semanas en la que muchos de nosotros vamos a disfrutar de nuestras vacaciones de verano, como cada año. Y como siempre, surge la pregunta clásica: ¿playa o montaña? (vale, hay más alternativas: zonas del interior, viajes internacionales, conocer grandes ciudades…), pero en este post analizaremos las dos propuestas más clásicas.

Continue reading “De vacaciones con niños: ¿mejor playa o montaña?”