Harry Potter: The Exhibition, por fin en España

Harry Potter - The Exhibition
Fuente: Pxhere

Si tuviésemos que nombrar los 5 fandoms con más seguidores del mundo, junto a Star Wars o El Señor de Los Anillos, sin duda también tendríamos que nombrar el universo de Harry Potter.

Más de 21.000 millones de euros. Esa es la espectacular cifra en la que está valorada la marca de Harry Potter, y no es para menos si tenemos en cuenta que desde la publicación del primer libro de la saga, allá por 1997, se han vendido más de 400 millones de copias de las aventuras del joven mago. Las adaptaciones cinematográficas no se han quedado atrás y su recaudación en taquilla supera con creces los 6.000 millones de euros.

J.K. Rowling, aquella madre soltera que ideó la totalidad de la historia del niño que sobrevivió en un trayecto en tren, ha visto como sus ganancias se multiplicaban día tras día, lo que la ha llevado a ampliar su universo mágico en diferentes vertientes. Además de los estudios situados en Londres en los que se rodaron las películas y que en la actualidad se pueden visitar, Harry Potter también cuenta con tres parques temáticos en California, Florida y Japón. A todos ellos hay que sumarle la exposición itinerante Harry Potter: The Exhibition que aterrizó en nuestro país el pasado 17 de noviembre en Madrid llegada desde  Utrecht. Inaugurada en 2009, esta exposición ha pasado por once países diferentes en los que ya ha sumado más de cuatro millones de visitantes. La expectación por esta muestra es tal que en España ya se ha ampliado su estancia en la capital del 28 de enero al 2 de abril.

Ubicada en Ifema, esta exposición cuenta con cerca de 1.200 metros cuadrados en los que se pueden visitar diferentes decorados, estancias, objetos y vestuario que se empleó durante el rodaje de las películas. Es algo así como la versión light de Austeland, la película en la que se recrea una especie de realidad paralela basada en los libros de Jane Austen, quien además de recrear en sus obras la realidad del siglo XVIII también empleaba los juegos de cartas, a los que era aficionada, para caracterizar a sus diferentes personajes.

El cuarto de Harry, Ron y sus compañeros de Gryffindor, la clase de Herbología de la profesora Sprout, el despacho rosa chillón de la profesora Umbridge o la cabaña de Hagrid son algunos de los espacios más significativos de la muestra. En ellos, el visitante puede interactuar de manera activa con los objetos, ya sea trasplantando una mandrágora tal y como hacían Harry y sus compañeros en Harry Potter y la cámara de los secretos o sentándose a tomar el té en la enorme y acogedora sala estar de Hagrid, donde las tazas son del tamaño de barriles. Eso sí, no será un té tranquilo porque en la mesa central está el huevo de dragón por el que Hagrid trapicheó en Harry Potter y la Piedra Filosofal en favor de información sobre cómo burlar a Fluffy, el entrañable perro de tres cabezas que se dormía con un poco de música. Norberto podría salir en cualquier momento… Por si esto fuera poco peligro, en una de las repisas de la cabaña se encuentra el Monstruoso Libro de los Monstruos, aquel que cuando lo abres devora todo lo que se le pone por delante.

Además de estos objetos, en Harry Potter: The Exhibition también podremos ver la túnica de baile de Ron, las equipaciones de Quidditch del equipo de Gryffindor, el huevo de oro que encerraba el secreto de la tercera prueba en Harry Potter y el cáliz de fuego, el bolsito de cuentas de Hermione que nada tenía que envidiar en cuanto a capacidad al de Mary Poppins, la varita de Hagrid disimulada en el interior del paraguas rosa, la capa de invisibilidad, el Ford Anglia volador y hasta los mismísimos horrocruxes.

Harry Potter Flying Car
Fuente: Wikimedia

Las criaturas mágicas no podían faltar en una exposición como esta. Sin duda, el que más cariño ha generado entre el público ha sido Dobby, el elfo doméstico empeñado en ser libre y ayudar a Harry y sus amigos. A este hay que sumarle a Buckbeak, el hipogrifo con el que Sirius Black escapa en Harry Potter y el prisionero de Azkaban y a Aragog, la temible tarántula que habita en el Bosque Prohibido.

Si siempre has tenido curiosidad por saber a qué casa pertenecerías de haber recibido la carta de Hogwarts, en Harry Potter: The Exhibition por fin podrás descubrirlo participando en una ceremonia de selección de lo más particular. Del mismo modo también podrás poner a prueba tus cualidades como jugador de Quidditch en un espacio reservado con tres de los seis aros típicos de los campos de este deporte mágico.

Harry Potter - Quidditch gear
Fuente: Wikimedia
Harry Potter Exhibition
Fuente: Wikimedia

A pesar de todo, y siendo una exposición magnífica, los verdaderos fans echan de menos aspectos icónicos de los libros y las películas. ¿Dónde está el autobús noctámbulo o Winky, la elfina doméstica? ¿Qué hay de la Madriguera o Las Tres Escobas? ¿Y la Casa de los Gritos? ¿Peeves? ¿La Sala de los Menesteres? Siete libros y ocho películas dan para mucho y es imposible condensar todo el universo mágico en tan solo 1.200 metros. Visitar Harry Potter: The Exhibition nos entristecerá doblemente: la primera vez porque todo lo allí presente nos sabrá a poco, y la segunda por tener que marcharnos. Pero no lo haremos con un mal sabor de boca sino cargados de ranas de chocolate y grajeas de todos los sabores que se pueden adquirir en la tienda de la exposición. Un final dulce para una historia épica que parece no llegar nunca a su fin.

Harry Potter: The Exhibition, por fin en España
5 (100%) 1 vote

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *