5

Acabo de decidir que este blog no siempre va a tratar de temas relacionados con la paternidad y el frikismo, si no que puede tratarlos por separado. Y hoy es el turno de hablar de algo sólo de padres, y es algo tan importante como el día que Mario nació. Es un buen día para hacerlo, justo en las últimas horas del año en que ha nacido, 2013.

Desde ese día tenia pensado escribir en alguna parte cómo vivimos Mamádemario y yo ese día, aunque nunca tenía muy claro dónde. Ahora que he creado este blog, me parece el sitio perfecto.

...continúa leyendo "El día que nació Mario"

8

Pesetas. Hasta la palabra suena vieja.

Este post va dirigido especialmente a todos aquellos padres y madres nacidos más o menos en mi época: digamos entre 1975 (y algo antes también) y 1985.

Si has llegado a este blog sobre padres frikis, seguramente te considerarás un padre o madre moderno/a: vas a jugar o juegas con tus hijos a videojuegos, verás series de moda con ellos cuando sean adolescentes, los vistes con camisetas de grupos musicales, etc. Piensas que no es como cuando tú eras pequeño, que con tus padres realmente había un salto generacional enorme, y ellos que estaban anticuados...

Pues bien, en este artículo vas a descubrir 10 motivos por los cuales, por mucho que juegues con tus hijos a la Xbox, irremediablemente también te van a ver como un padre anticuado. En concreto, son 10 frases que algún día, en alguna conversación sobre tu juventud e infancia, seguramente pronunciarás ante tus hijos, quienes alucinarán de lo viejos que somos (a pesar de ser enrollados, que también podemos serlo).

...continúa leyendo "10 motivos por los que NO somos unos padres tan modernos como creemos"

1

Ay... la nostalgia. Qué de moda está ahora. La página "Yo fui a EGB", las cadenas de e-mails diciendo por qué ser niño en los 80 y 90 era mejor que ahora...

Y lo peor de todo es que yo estoy sumergido de lleno en esa nostalgia. Lo reconozco. Tengo 32 años, y no puedo evitar sonreír cada vez que esas páginas publican recuerdos que había olvidado. La verdad es que sí que lo pasábamos genial.

Eso sí, ¡no creo que los niños de ahora vayan a tener peor infancia! Será diferente, más rodeados de tecnologías que no teníamos antes... pero seguro que dentro de 30 años también tienen recuerdos nostálgicos de las cosas que van a vivir.

Todo este prólogo sobre la nostalgia viene a cuento para plantearos una pregunta:

¿Habéis conservado juegos, juguetes, libros... u otras cosas de vuestra infancia y juventud, sobre todo pensando en mostrarlas a vuestros hijos?

...continúa leyendo "Nostalgia time: juegos y recuerdos que habéis conservado de vuestra juventud"

4

En el larguísimo proceso de embarazo, uno de los momentos que más ilusión hacen es el de montar la habitación del bebé que viene; y sobre todo, el de pensar qué aspecto va a tener la habitación.

"M" y yo teníamos claro desde el principio que no queríamos la típica habitación "beige". Y no sólo nos referimos al color.

...continúa leyendo "Habitaciones frikis para bebés"

Como informático que soy, no concibo comenzar este blog con otras palabras que no sean estas dos: ¡Hola mundo!

Soy un padre friki, tal como indica el nombre del blog.

Padre: desde hace casi 6 meses, de un bebé guapísimo (vale, eso lo decimos todos), llamado (Súper) Mario, que ahora mismo está aporreando el teclado, logrando así que lleve varios minutos escribiendo estas pocas líneas.

Friki: sé que es una palabra controvertida: algunos la ven despectiva; otros dicen que se puede ser friki de cualquier cosa, de cualquier hobbie que te gusta mucho y al que dedicas todo el tiempo posible. Y puede ser así, cierto.

Yo con friki me refiero a tener hobbies de este tipo: fantasía, ciencia-ficción, videojuegos, informática, cine, cómics... y por concretar con nombres propios: Marvel, Canción de hielo y fuego, Indiana Jones, Tolkien, Star Wars, Monkey Island... creo que ya habéis pillado de qué va a ir esto, ¿verdad?

Y claro, todo tiene que tener relación con compatibilizar estos hobbies con tener un bebé o niño en casa, y la ilusión que hace "enseñarle el camino" para que algún día compartamos juegos y aficiones. Claro, luego cada niño tendrá sus gustos y su personalidad, quizás no le gusten todas estas cosas... pero por intentarlo, que no quede.

Poneos cómodos, servíos una jarra de vino especiado, sentaos junto a la hoguera, y compartamos experiencias y consejos como padres frikis.

¡Bienvenidos!