¡Peligro, tenemos un Walking Baby!


Pues nada, que desde hace unos pocos días, Mario ya camina sólo, sin apoyarse en los muebles ni en nada. El logro definitivo ha llegado con 10 meses y medio, que según los expertos, es antes de lo habitual… pero tampoco pretendo pavonearme por esto, puesto que en otras cosas ocurre al revés: está tardando más que otros bebés de su edad para otras cosas.

Se pega ya sus buenas caminatas sin caerse, aunque tarde o temprano acaba cayendo (de culo, así que cae acolchadito). Y las trazas de caminar son, tal cual, idénticas a los caminantes de Walking Dead. Incluyendo los sonidos guturales y gruñidos varios. Y así va, por toda la casa a sus anchas, porque ya no es cuestión de retenerlo en la cuna o en mantitas de actividades con barreras minúsculas. Tiene que explorar con libertad.

Continue reading “¡Peligro, tenemos un Walking Baby!”