¿Te acuerdas de… Worms, el videojuego?

Worms 2Nuevo artículo de nuestra serie de posts “¿Te acuerdas de?“. Esta vez recordamos un videojuego mítico, o mejor dicho, una saga de videojuegos.

Y es que los gusanitos de Worms llevan desde 1995 dando guerra (nunca mejor dicho), y lo que igual no sabes es que es una saga que sigue viva, vigente, y siguen apareciendo nuevos títulos, siempre desarrollados por la misma compañía: Team17.

Pero aquí vamos a recordar los más “míticos”, por lo menos para muchos de nuestra generación: los nacidos en los 80.

El primero: Worms (1995)

Worms 1995Todo empezó con Worms, un título así de simple. Así como simple era el planteamiento: juego basado en turnos en el que un jugador controla a un equipo de divertidos gusanos contra otros equipos de gusanos controlados por el PC o por otra persona. El objetivo es matar a todos los gusanos enemigos, usando diferentes armas y equipo.

El juego nos enamoró desde el principio, con esos gusanitos pixelados tan monos, que de repente sacaban un bazooka del doble de su tamaño y se cargaban a otros gusanitos de un disparo.

Worms 2 y Worms Armageddon (1997/1999)

Ya en la segunda parte, los gráficos mejoraron mucho. Los gusanitos ya tenían un aspecto menos pixelado, más tipo “cartoon”, así como la interfaz en general. Aumentaron el número de armas, de opciones, y un montón de escenarios muy originales y divertidos.

Estas dos secuelas son sin duda las que más horas jugué, en mi época de mayor auge videojueguil (años de instituto y primeros años de universidad).

worms 2 armageddon

Recuerdos: cosas que hacíamos con el Worms

Aunque jugué muchísimo en casa solo contra el ordenador, el punto fuerte de este juego era, sin duda, quedar con un amigo o varios para controlar cada uno a un equipo y, por turnos, ir destruyéndonos entre nosotros, con las típicas vaciladas, risas si se fallaba un disparo o ataque, nervios cuando llegaba la cuenta atrás y aún no se había hecho nada, etc.

Sin más, paso a enumerar recuerdos varios que me vienen cuando rememoro los mejores años de jugar a Worms:

  • Uno de los aspectos más divertidos era el poder poner nombre a todos los gusanos. Así, era habitual tener a todos tus amigos repartidos en distintos equipos, y así matar literalmente a tus amigos en el juego.
  • Así mismo, nosotros jugábamos a ponerles nombres de nuestros profesores. Qué gusto daba matar al profesor de álgebra o al de física… en el Worms, digo.
  • Y no sólo se personalizaban los nombres… ¡podías poner sonidos y voces a los gusanos!. Cuando morían, cuando mataban, etc. Un colega se curró poner voces extraídas de la película Beavis y Butt-Head recorren América. Era una época donde teníamos tiempo libre, sí.
  • cuerda ninja WormsNos volvimos expertos en el uso de la Cuerda Ninja, nuestra “arma” (mejor dicho, herramienta) preferida. Servía para ir desplazándote por el terreno, subiendo a partes más altas, o superando grandes precipicios. Requería mucho entrenamiento y gran habilidad. Si no, lo habitual era que se agotase tu turno sin haber podido llegar a donde querías.
  • Otras armas míticas eran la Holy Hand, la oveja, o la abuelita. Súper destructivas y muy divertidas.
  • Y para arma humillante: el empujón. ¿Lo recordáis?. Si había un gusano rival al borde de un precipicio, podías darle un empujón y tirarlo. Sutil, efectivo, humillante. Maravilloso.
  • Había una táctica muy sucia y rastrera, es decir, de las buenas. Cuando sólo nos quedaba un gusano, nos dedicábamos a escondernos, haciendo túneles hacia el centro del mapa. No te permitía ganar, pero alargabas la partida innecesariamente y desesperabas al rival, obligado a ir a buscarte.

Jugar a Worms con niños

Y claro, mientras recuerdo este videojuego, y ahora que soy padre, me pregunto: ¿jugaré algún día contra mis hijos? ¿es un juego adecuado?. Bueno, a ver, literalmente es violento: trata de matarse entre todos los gusanos y hay decenas de armas para ellos. No tiene fines educativos. Pero es tan divertido, y tiene todo un tono tan gracioso e infantilizado, que tampoco lo catalogaría para especialmente mayores.

worms-ultimate-mayhem-ps3No son muertes realistas como un GTA, todo es muy light. Creo que sí que se puede jugar con niños pequeños, a partir de 7 años o así, sin problema.

Desde luego, en cuanto a diversión jugando en persona, juntos físicamente, con más jugadores… no se me ocurren muchos juegos más divertidos. Es un juego para echarse muchas risas, varios jugadores delante del ordenador o consola. Un juego muy “party game”, que se dice ahora.

Como nota final, dedicar el post a mi colega Raúl, del blog Criando Frikis, blog que tiene más de un artículo de este tipo, llamémosle “nostalgia videojueguil”. Visitadlo y lo veréis.

¿Algún recuerdo o anécdota que contéis del Worms?.

¿Te acuerdas de… Worms, el videojuego?
5 (100%) 2 votes

Published by

5 thoughts on “¿Te acuerdas de… Worms, el videojuego?

    1. jaja! es que no siempre tienen que ser educativos o tener beneficios para la mente… es tan divertido que con eso basta. De hecho ese es su principal beneficio: fortalecer lazos con amigos, hermanos, padres e hijos… 🙂

  1. Qué recuerdos… “Aaaaleluya… BOOM”. O ver a la oveja acercarse lentamente a tu objetivo mientras te frotas las manos con una sonrisa, y en el último segundo da un saltito, choca con una esquina y da media vuelta… y te la comes tú.

    Mi cuadrilla era tan grande que directamente cada uno controlaba a su gusano.

  2. buff qué recuerdos, muy mítico, todavía juego con mis hijos alguna vez que otra, a ellos les encanta. Fué un juego que marcó una época.
    Era todavía más humillación darle a alguien con el bate de baseball cerca de la orilla y se iba por la superficie del agua botando haciendo la “rana”

  3. Muchas gracias por tu dedicatoria. La verdad es que Worms es un juegazo! Es de ese grupo mágico que sin ser excepcional en nada, te hace picarte con los amigos y pelear por ser el último gusano en pie.
    Donde puede humillar, como bien dices, tirando por un acantilado o con una oveja… son taaantas las opciones. Qué recuerdos mágicos! Espero que este finde podamos coincidir alguna noche para esa ansiada batalla sin cuartel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *