Viaje a Escandinavia con niños

Viaje a Escandinavia con niños

En este artículo vamos a contar nuestro viaje de 2 semanas por Escandinavia, con dos niños de 3 y 5 años recién cumplidos (ambos). Vamos a intentar que sirva como ayuda a familias con niños que quieren viajar a Dinamarca, Noruega y Suecia, que son los tres países que hemos visitado en el viaje (y que son los 3 países que forman Escandinavia precisamente; Finlandia o Islandia ya no entran bajo esa denominación).

En concreto, hemos hecho una ruta por cuatro ciudades, en este orden: Copenhague, Gotemburgo, Oslo y Estocolmo. Vamos a contar lo que hemos hecho cada día, con una “etiqueta” especial en los sitios recomendados. Y es que hemos visto muchas cosas, de las cuales vamos a decir cuáles creemos que son imprescindibles con niños, y cuáles son más prescindibles.

Viaje a Dinamarca con niños

Copenhague

En Copenhague pasamos 4 días completos:

Copenhague – Día 1

La Sirenita

La Sirenita es una escultura de una sirena de bronce y que es el símbolo de la ciudad, y data de 1913. Inevitable ir a verla, aunque no esperéis nada espectacular. Te haces la foto, la ves un poco… y eso sí, al lado hay una zona de columpios muy chula, así que a jugar con los niños un rato.

Nyhavn

 Imprescindible 

La calle más emblemática de Copenhague, también conocida como la calle de las casitas de colores. Es un paseo marítimo, canal y zona de ocio que data del siglo XVII. Una calle preciosa para pasear (aunque muy concurrida, por lo menos en agosto).

Lo marcamos como imprescindible no en calidad de “sitio para ir con niños”, si no en global. Si vas a Copenhague, tienes que pasear por este paseo.

Palacio Rosenborg y jardines

 Imprescindible 

Castillo-Palacio construido en 1606 por el Rey Cristián IV, como residencia para veranear. Está en pleno centro de la ciudad, así que es imprescindible. La visita por dentro está muy bien, y para los niños es amena con zonas donde se ven tesoros reales, armas y armaduras, etc.

Y los jardines que rodean al palacio tienen gran fama, son muy bonitos y tienen zonas de juego geniales para que los niños disfruten después de la visita.

Palacio de Rosenborg, Copenhague
Palacio de Rosenborg, Copenhague
Palacio de Amalienborg: Cambio de guardia

El Palacio de Amalienborg es la residencia de la familia real danesa, y el cambio de guardia es una atracción turística en sí misma. A las 11:30 salen los soldados del Palacio de Rosenborg antes mencionado, y a las 12:00 llegan a Amalienborg.

Como adultos quizás no os impresione demasiado, pero los niños que nunca han visto esto pueden disfrutarlo mucho. Eso sí, llegamos algo apurados y estábamos como en 4ª fila así que… apenas vimos nada. Importante ir con tiempo, por lo menos en agosto.

Calle Strøget y tienda LEGO

 Imprescindible 

Esta calle es nada menos que la calle peatonal más larga de Europa. Está en pleno centro y está llena de tiendas famosas y comercios. Inevitable pasar por ahí más de una vez si estás visitando la ciudad.

Dentro de las tiendas destaco la tienda LEGO. Por lo que hemos notado, LEGO es todo un fenómeno en estos países, más que en España. Esta tienda es genial, tiene zonas con miles de piezas para jugar. En otra zona puedes montarte 3 personajes de LEGO, eligiendo entre miles de piezas de piernas, cuerpo, cabeza y accesorios. Tú mismo los metes luego en un blíster y puedes comprarlos, totalmente personalizados. Por supuesto hay cientos de packs de juegos LEGO a la venta, y grandes maquetas montadas. Los niños se lo pasaron genial.

Tienda LEGO en Copenhague
Tienda LEGO en Copenhague

Copenhague – Día 2

Zoológico

Fundado en 1859, es uno de los zoológicos más antiguos de Europa. Personalmente tengo un problema con los zoológicos. No me gusta ver cómo están ahí los animales. Pero por otra parte los niños querían ir, se morían de ganas de ver animales que nunca han visto como leones u osos. Y desde luego no es algo que tengamos previsto ver en su habitat natural. Así que ahí pasamos el día.

No lo marco como imprescindible, porque es como otros zoológicos. Pero con niños siempre es un éxito.

Ripley’s Believe It or Not!

A este sitio fuimos de forma improvisada, porque tras el zoo no quedaba mucha tarde por delante, pero sí un par de horas para hacer “algo”. Así que fuimos a este museo que podríamos calificar como museo de curiosidades, tirando a lo bizarro o freak.

Su origen es la serie Believe It or Not!, creada en 1918 por Robert Ripley en forma de periódico que presentaba hechos sorprendentes y poco habituales provenientes del mundo entero. Personalmente lo disfruté mucho, me encantan este tipo de cosas. Para niños es un poco raro pero tiene cosas chulas, no da miedo ni mal rollo. Desde luego no es un imprescindible, pero si tenéis un par de horas “muertas” por el centro de la ciudad es un posible plan.

Copenhague – Día 3

Jardines Tivoli

 Imprescindible 

Si vais a Copenhague con niños y solo tenéis 1 día completo, este es el sitio donde debéis ir. El imprescindible número 1 si hablamos de visitar estar ciudad con peques.

Es un gigante parque de atracciones que tiene además todo tipo de espectáculos, restaurantes, conciertos… y está en pleno corazón de la ciudad. Es de 1843, uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo. Tiene sus propias callejuelas, un barco pirata, un barrio chino, y una zona de juegos enorme y genial, con puentes elevados y barcos semihundidos.

Ojo: las atracciones solo abren de abril a septiembre, aunque el resto de las cosas se pueden visitar todo el año. Y en Navidad debe haber un mercadillo precioso.

No es barato: se paga por una parte la entrada al parque, y por otra, las atracciones. Recomendamos comprar el pase de día para montarse en todas las atracciones, sin límite. Es algo costoso, pero con montarte en cuatro o cinco cosas, ya compensa. Y si estáis ahí todo el día, os montaréis en muchísimas más.

Jardines Tivoli en Copenhague
Jardines Tivoli en Copenhague

Copenhague – Día 4

Museo Nacional de Dinamarca

 Imprescindible 

Quizás el nombre suena a “otro aburrido museo”. Pero no. De verdad que es muy recomendable, incluso con niños. Pues tiene un museo infantil dentro, con varias salas llenas de disfraces, barcos vikingos, espadas y escudos de madera para jugar, actividades… se lo pasaron genial. De lo mejor del viaje.

En cuanto al resto del museo: es enorme, con salas llenas de colecciones sobre la cultura danesa y del resto del mundo. Mi zona preferida, la de Japón. Tiene consolas enchufadas para llegar y jugar (tenía el Zelda, un Super Mario…), disfraces de Pikachu y otros para hacer un poco el gamba y hacerse fotos, y unas máquinas para hacerse fotos en familia al estilo kawaii. Muy divertido.

En otras salas también hay actividades, disfraces para todos… un museo muy ameno.

Museo Nacional de Dinamarca
Museo Nacional de Dinamarca
Palacio de Christiansborg

 Imprescindible 

Junto con Rosenborg y Amalienborg, este palacio completa el tridente de castillos que casi todos los turistas visitan en Copenhague. Y vale la pena, también está muy pensado para niños. Puedes visitar las caballerías y ver los caballos reales. Y en las cocinas se puede jugar con las cacerolas, hacerse fotos en diferentes zonas pensadas para ello, etc.

Torre Redonda (Rundetårn)

 Imprescindible 

Nuestra última visita en nuestra estancia en Copenhague, otro sitio emblemático: la Torre Redonda. Simplemente entras, subes hasta arriba (no son escaleras, es una cuesta empinada haciendo caracol hasta arriba, así que los niños suben fácilmente), y desde arriba hay unas vistas preciosas de toda la ciudad.

Es un sitio para pasar poquito rato, así los niños no se cansan, y disfrutan tanto en la subida como bajada de la torre, así como con las vistas. ¡Se ve incluso la ciudad de Malmö, Suecia!. Pues está muy cerca, justo al otro lado del estrecho que separa Dinamarca y Suecia.

Copenhague visto desde lo alto de la Torre Redonda
Copenhague visto desde lo alto de la Torre Redonda

Viaje a Suecia con niños

Gotemburgo

En Gotemburgo (en sueco, Göteborg) pasamos 2 días:

Gotemburgo – Día 1

Haga Nygata

 Imprescindible 

Haga es un barrio famoso por sus pintorescas casas de madera, y ambiente del siglo XIX, y Haga Nygata es la calle principal dentro de este distrito. No hay nada especial que hacer con niños, pero pasear por allí es realmente bonito.

Y si sois otakus mirad la tienda que hay en esta calle:

Kawaii Shop en Gotemburgo
Kawaii Shop en Gotemburgo
Jardines junto a la iglesia protestante Hagakyrkan

Luego fuimos a un parque junto a la iglesia protestante Hagakyrkan, que es realmente preciosa por fuera. Y a sus pies tiene un parque infantil muy chulo (ver mapa), como podéis ver en la foto:

Playground junto a Hagakyrkan en Gotemburgo
Playground junto a Hagakyrkan en Gotemburgo

Gotemburgo – Día 2

Universeum

 Imprescindible 

Un lugar genial donde pasamos gran parte del día. Universeum es un centro de ciencias públicas y museo, cuya parte central está formada por una recreación de una selva tropical llena de puentes y caminos al más puro estilo Indiana Jones. En este recorrido vas viendo diferentes animales de todo tipo, incluso pequeños monitos que van por ahí sueltos.

Además tiene acuario, reptiliario, y ya saliéndonos del mundo animal, tiene un laboratorio de química, una zona de inventos y tecnología, una sala dedicada al cuerpo humano, otra al espacio exterior… todas ellas totalmente interactivas, llenas de cosas que hacer con los niños: experimentos, juegos, pruebas… totalmente recomendable.

A lo Indiana Jones en Universeum, Gotemburgo
A lo Indiana Jones en Universeum, Gotemburgo
Parque Slottsskogen

 Imprescindible 

Iba sin demasiadas expectativas, solo para “rellenar” lo que nos quedaba de día, ya por la tarde. Y fue una de las sorpresas de este viaje. Un parque realmente bonito, con rincones mágicos, donde a medida que vas andando puedes ver pequeños lagos con focas y pingüinos:

slottsskogen goteborg
Focas en Slottsskogen, Gotemburgo

O lugares tan geniales como este camino “sensorial”, que en teoría debes hacer descalzo para sentir distintas texturas que han puesto por el caminito:

slottsskogen gotemburgo
Camino sensorial en Slottsskogen, Gotemburgo

El parque tiene además unas zonas de juego (playgrounds, quedaos con la palabra, cuando preguntéis a la gente por sitios para los niños es lo que debéis decir) que son realmente chulas, como ésta con un tobogán de tubo enooorme, o una gran ballena en la que se puede entrar o subir encima:

Tobogán gigante en Slottsskogen
Tobogán gigante en Slottsskogen

Estocolmo

Estocolmo – Día 1

Skansen

 Imprescindible 

Skansen es un museo al aire libre / parque zoológico, situado en la isla de Djurgården. Es enorme, lo normal es pasar el día entero aquí. Nos encantó a todos: se ven muchos animales, algunos de ellos en libertad.

Y hay diferentes edificios, colegios y casitas ambientadas en los comienzos del siglo XX. Al entrar hay personas caracterizadas como en esos años que amablemente explican a los visitantes cómo era la vida en aquellos años en Estocolmo, ya fuese en granjas, escuelas, casas, etc.

Skansen, Estocolmo
Bonito rincón en Skansen, Estocolmo

Estocolmo – Día 2

Museo Vasa

 Imprescindible 

El museo Vasa recibe su nombre del navío de guerra que está dentro, y que data del siglo XVII. Tiene una historia curiosa que vale la pena contar brevemente.

Este gran barco fue terminado en 1.628 como gran símbolo del Imperio Sueco, tras 2 años de duro trabajo. El gran orgullo del Rey Gustavo II Adolfo. En su primer día de navegación se hundió tras 20 minutos de travesía. Fue mal diseñado, demasiado alto respecto a su anchura. Al primer golpe fuerte de viento volcó. Murieron unas 30 personas de los 150 pasajeros. Apenas salió de Estocolmo.

El Rey esperaba en Polonia la llegada del barco. Lógicamente entró en cólera. El responsable fue el arquitecto, que había muerto 1 año antes. Así que nadie pagó por este desastre.

Así pasó el navío 333 años sumergido. Hasta que en 1.961 fue reflotado. Fue tratado durante 17 años para que se conservase sin que la madera se pudriese. Desde entonces está expuesto al público en este museo. Por cierto, hay visitas guiadas en castellano.

Museo Vasa, Estocolmo
Museo Vasa, Estocolmo
Junibacken

 Imprescindible 

Junibacken es un museo situado en la isla de Djurgården, dedicado a la artista Astrid Lindgren, creadora de Pippi Långstrump (que es un personaje literario; la serie de televisión vino después). En este museo hay salas llenas de juegos ambientados en personajes literarios de varios artistas suecos.

La pega de este lugar es que la entrada era muy cara, más que el resto de museos que hemos visitado en el viaje. Pero ir a Estocolmo con niños y no ir a Junibacken es inconcebible, como dirían en La Princesa Prometida. Eso sí: sin niños no hace falta ir, es un sitio básicamente para ir a jugar.

Pero la parte positiva es que realmente las zonas de juego son geniales, muy originales. Los niños se lo pasan muy muy bien. Así que eso compensó el dolor por la entrada 🙂

Junibacken, Estocolmo
Junibacken, Estocolmo
Gamla Stan

 Imprescindible 

Gamla Stan no es un museo, simplemente es el nombre de la isla central de Estocolmo, el verdadero centro de la ciudad. Es una isla pequeñita, se recorre andando en poco tiempo. Es como un casco histórico lleno de encanto. Tiene calles estrechas muy bonitas, y también está situado el Palacio Real aquí.

Dentro de Gamla Stan destaca la plaza Stortorget, con unas pintorescas casitas de colores.

Estocolmo – Día 3

Museo Sueco de Historia Natural

El único museo gratis que visitamos en todo el viaje. Es lo que puedes esperar de un Museo de Historia Natural. Muchísimas salas, muchísimos animales (tanto disecados, como solo los esqueletos). También hay una sala de dinosaurios (a ver si encontráis a un dinosaurio que duerme y respira de verdad), una dedicada al cuerpo humano con varias actividades para hacer (con niños muy bien para que jueguen), etc.

En otras salas también hay actividades (muy divertida una en la que has de imitar a un reno para que acuda).La pega es que está un poco lejos, pero el metro te deja muy cerca.

Palacio Real de Estocolmo

El resto del día volvimos a pasear una vez más por Gamla Stan, recorriendo las calles que dejamos de ver el día anterior. Y entramos a visitar el Palacio Real. No es una visita tan entretenida como la del Palacio Real de Copenhague, que sí tiene cosas más atractivas para los niños.

Aunque hay que decir a su favor que a los niños, al entrar, les dan un papel con una serie de retos, que consisten en encontrar animales tallados o pintados en los muebles o tapices del Palacio. Con eso estuvieron entretenidos, un buen detalle.

Viaje a Noruega con niños

Oslo

Oslo – Día 1

Fortaleza de Akershus

El primer día solo teníamos parte de la tarde disponible (la mañana había sido viaje), así que fuimos a ver la Fortaleza de Akershus, solo por fuera, pues ya estaba cerrada. Un entorno realmente bonito, y donde pudimos ver una “auténtica” batalla entre vikingos, como podéis ver:

Batalla vikinga en Oslo
Batalla vikinga en Oslo

Oslo – Día 2

Museo del Pueblo Noruego

Si habéis leído antes la parte de Skansen, esto es bastante similar. Museo al aire libre, casas y edificios de hace unos cien años o más, personas con trajes de la época, granjas con animales… realmente parecido, aunque Skansen le supera tanto en tamaño como en belleza. Aún así, un sitio al que merece la pena ir, con y sin niños.

Vigeland

 Imprescindible 

Vigeland es una parte del parque Frognerparken, algo así como un parque dentro del parque. Vigeland es conocido como el “parque de las estatuas”, porque contiene 57 estatuas de personas en diferentes posturas, y como joya de la corona, el Monolito, un bloque de granito de 17 metros de altura, está esculpido con 121 figuras humanas entrelazadas. Realmente espectacular, una de esas maravillas del mundo que te deja con la boca abierta.

El entorno en general es precioso, tanto en Vigeland como en el resto del parque Frognerparken. Tiene también alguna zona de juegos para que los niños jueguen un rato, pues las esculturas quizás les llamen menos la atención.

Monolito Vigeland, Oslo
Monolito Vigeland, Oslo

Oslo – Día 3

Museo del Fram

 Imprescindible 

Si en Estocolmo está el Museo con el barco Vasa, en Oslo está el Museo con el barco Fram. Pero no tienen nada que ver uno con otro. El Vasa es un navío de guerra, y el Fram es un barco de exploración polar.

Este museo, también llamado Frammuseet, está en la isla de Bygdøy, que por cierto tiene un entorno muy bonito. El museo contiene en su interior el navío polar Fram, construido en 1892.

El museo contiene exposiciones sobre la exploración polar noruega y sus máximos representantes. El barco Fram que se muestra es el original, con su interior intacto. Al contrario que el Vasa, que no se podía entrar, en este caso los turistas sí pueden entrar al navío y verlo por dentro.

Como cualquier museo y punto de interés turístico, tiene zona de juegos para niños, ambientada en estas exploraciones polares.

Maqueta en el Museo Fram, Oslo
Maqueta en el Museo Fram, Oslo
Palacio Real de Oslo y Karl Johans gate

Por la tarde, simplemente paseamos por el centro de Oslo, siendo su arteria principal la calle Karl Johans, que desemboca en el Palacio Real. No lo visitamos por dentro, pero sí sus jardines y alrededores, que son realmente bonitos.

También es preciosa la imagen de ir caminando por Karl Johans Gate y ver a lo lejos y a lo alto el Palacio Real.


Comentarios varios sobre Escandinavia

Lo mejor del viaje, aparte de los sitios que ya hemos marcado como recomendados, es la corroboración de algo que habíamos leído ya, y es que en estos países piensan mucho en los niños. Las ciudades están repletas de playgrounds o zonas de juego, así como todos los museos y puntos turísticos. Así que, visitéis lo que visitéis, seguro que hay una zona de juegos y toboganes para que los niños también se diviertan.

También hemos comprobado que estas ciudades están repletas de bicicletas. No falta un carril bici en cualquier calle, y casi todo el mundo se desplaza en bici (también hay muchos coches, una cosa no quita la otra).

Y son sitios seguros: la gente deja las bicicletas sin atar a farolas ni árboles, entran en los negocios o tiendas, y salen. Sí que dejan un candado en la rueda, pero por lo demás confían en que nadie se la va a llevar. Y por todo lo demás, son países que transmiten seguridad y limpieza en sus calles.

Ninguno de los países visitados usan Euros, y ni siquiera comparten moneda: hay coronas noruegas (NOK), coronas suecas (SEK) y coronas danesas (DKK). Pero, sinceramente, hoy en día creo que no hace falta viajar con dinero físico. Nada más llegar sacamos DKK de un cajero, “por si acaso”. Pero se puede pagar absolutamente todo con tarjeta (quizás en pequeños puestos callejeros no, pero no compramos nada en ellos). En Suecia también sacamos algo pero en Noruega literalmente no usamos ni una moneda.

Y algo que todos sabemos pero que no comprobamos en primera persona hasta que no vamos: todo el mundo habla muy bien inglés. Desde los niños hasta los más mayores. Así que con que tengáis un nivel medio de inglés, no tendréis problema en ningún sitio.

El clima en agosto, cuando hemos ido, ha sido agradable, con máximas de 20/25 grados, aunque hay que llevar chaquetas y cazadoras finas para algún día que sí refresca, o si estás fuera de noche.

Ya llevamos más de 3.000 palabras de artículo y podríamos contar más, pero es suficiente 😀

Si estás leyendo esto porque vas a viajar a Escandinavia con niños, o a algunas de las ciudades mencionadas, y tienes otras dudas, puedes dejar un mensaje o escribirnos desde Contacto.

Viaje a Escandinavia con niños
5 (100%) 2 votes

2 thoughts on “Viaje a Escandinavia con niños

  1. Me ha encantado el post y me parece una gran idea para el año que viene. Nuestro padawan de 9 este año ha disfrutado mucho viajando, pero ya hemos agotado las vacaciones y el dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Información básica sobre Protección de Datos:
Responsable: Administrador de padresfrikis.com
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tienes derecho a modificar todos los datos que tengas registrados en esta web, o a pedir su completa eliminación. Para ello, solicítalo enviando un mensaje a través del formulario de contacto.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en la página web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.