[Reseña] El Laberinto Mágico

el laberinto magico devirImagina un juego de mesa donde, de repente, te conviertes en un mago. Apareces en un laberinto, junto con otros magos, y te encargan una misión: ¡encuentra los símbolos mágicos, antes que los demás!.

Y no va a ser nada sencillo, porque éste no es un laberinto normal. ¡Es un laberinto mágico!. Eso significa que los muros del laberinto no se pueden ver, ¡son invisibles!. Así que tendrás que ir encontrado esos muros invisibles y recordar dónde están, para no chocarte con ellos cada vez que recorras el laberinto.

Y así empieza una nueva reseña de un juego de mesa infantil: El Laberinto Mágico. ¡Empezamos!.

Datos básicos

  • Editorial: Devir Iberia.
  • Duración de una partida: 20-30 minutos.
  • Edad: +6 años.
  • Cantidad de jugadores: 2 a 4.
  • Tipo de juego: Memoria.

¿Qué contiene el juego?

  • 24 muros de madera.
  • 24 fichas con símbolos mágicos.
  • 1 bolsa de tela.
  • 1 dado con las caras numeradas: 1, 2, 2, 3, 3, 4.
  • 4 magos (peones) en color rojo, azul, amarillo y verde.
  • 4 bolas metálicas.
  • Reglamento.

¿Cual es el objetivo del juego?

Ser el primer jugador en conseguir 5 símbolos mágicos.

Preparativos

el laberinto magico murosSe coloca la caja en el centro de la mesa, y el laberinto subterráneo dentro de la caja. Se insertan los muros de madera en el laberinto siguiendo las indicaciones del reglamento (según las edades de los niños se pueden colocar más o menos muros),

Se pueden crear laberintos inventados por nosotros, siempre que cada casilla tenga siempre, al menos, una entrada. En este sentido, el juego es infinito en cuanto a posibles laberintos.

Al terminar el laberinto, se coloca la placa de suelo encima, y así no se puede ver dónde están los muros. Además, hay que girar la caja varias veces para desorientar a quien se haya fijado en el laberinto, mientras se dice en voz alta:

¡El laberinto gira y gira, los muros se desvanecen, los caminos aparecen!

Además, se introducen todos los símbolos mágicos en la bolsa de tela negra.

¿Cómo se juega?

Cada jugador elige un peón del color que quiera; ese será su mago para recorrer el laberinto. La casilla inicial son las esquinas.

el laberinto magico peonEl juego tiene un ingenioso sistema, de manera que cada peón lleva pegada una bola metálica, gracias a su imán. Y cuando se pase por una entrada a una casilla que, por debajo, tenga muro, la bola se caerá.

Para empezar, se extrae un símbolo mágico de la bolsa, al azar, y se coloca en su casilla correspondiente del tablero. Los magos van a intentar ir a por ese símbolo.

Para ello, por turnos, tiran el dado y avanzan (prohibido diagonales) hacia el símbolo, arrastrando el peón casilla a casilla.

Si al pasar de una casilla a otra, no pasa nada… genial, esa entrada no tenía muros invisibles. Pero si hay un muro… ¡la bola se caerá!. El jugador al que le pase eso, termina su turno ahí y vuelve a la esquina para empezar, colocando de nuevo la bola por debajo.

Cuando un jugador llega a una casilla con ficha de símbolo, ¡se lo queda!. Y el primero en llegar a tener cinco símbolos, será el ganador.

Comentarios

Sin duda, estamos ante uno de esos juegos “top”, los que casi siempre se mencionan cuando se recomiendan juegos de mesa para niños. Y es que tiene muchos puntos a favor.

el laberinto magico juegoVisualmente, es precioso, con un gran escenario que ocupa toda la caja del juego, y el laberinto invisible (subterráneo) que está por debajo. El mecanismo es muy ingenioso, con esas bolas metálicas pegadas a cada mago, que se caen al toparse con un muro. En este sentido, me recuerda al Fila Filo, también de Devir, en cuanto a su gran atractivo estético y el uso de imanes.

Pero más importante que la estética es la diversión, y este juego también la tiene, con esa tensión de ir avanzando hacia el símbolo mágico mientras los rivales también lo intentan, y todos con esos miedos y dudas de no toparse con un muro invisible.

El principal valor que fomenta este juego es la memoria, y no es nada fácil, porque tienes que intentar recordar dónde están todos y cada uno de los muros invisibles a medida que van surgiendo, tanto los que tú encuentres, como los encontrados por el resto de magos.

Un último punto a favor del juego es que es totalmente adaptable a diferentes edades y habilidades, porque al tener todos los muros separados, puedes decidir poner más o menos muros, para que la dificultad sea mayor o menor.

Además, aunque en las reglas hay laberintos predefinidos, realmente puedes crear todos los que quieras, diferentes, mientras cumplas la norma de que cada casilla tenga, al menos, un lado por donde entrar.

No hay más que decir, sólo una palabra: imprescindible. Si tienes niños, este juego debería estar en tu ludoteca. De hecho, se llevó el premio Kinderspiel des Jahres 2009, como mejor juego del año.

Comprar El Laberinto Mágico 

[Reseña] El Laberinto Mágico
Puntúa este post 🙂

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *